toggle menu
Región en Blanco y Negro

Cuatro claves para los bancos dispuestos a aprovechar las oportunidades de financiamiento sostenible

Las actitudes de las comunidades de inversión y préstamos hacia los factores ambientales, sociales y de gobernabilidad están cambiando en América Latina y el Caribe. El impacto financiero asociado con eventos climáticos extremos, las crecientes presiones regulatorias y de las industrias sobre el reporte de los riesgos relacionados con el clima, y la mayor disponibilidad de datos, son aspectos clave que influyen en las opiniones de las empresas sobre los factores ambientales, climáticos, sociales y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés). Como resultado, el rol de los análisis ESG está cambiando, de una función auxiliar a una parte integral del análisis fundamental y las nuevas propuestas comerciales. La Semana de la Sostenibilidad de BID Invest (evento anual realizado esta ano en Lima, Perú, entre el 7 y 9 de mayo de 2018) tomó el pulso de este cambio, explorando tendencias sectoriales más amplias dentro de la agroindustria, la infraestructura y la banca. Para la comunidad financiera, en particular, hubo cuatro mensajes clave de este evento:

1. Los datos financieros por sí solos no son suficientes

Está claro que el riesgo crediticio y el análisis de valoración están cada vez más influenciados por factores ESG, y no solo por datos financieros. Los factores ESG representan riesgos y oportunidades que a menudo se pasan por alto cuando se centra en el análisis financiero. El reconocimiento de los riesgos relacionados con el clima como amenaza sistémica para la estabilidad financiera por parte de varios bancos centrales, ha dejado en claro que la comunidad financiera necesita adoptar una perspectiva informada y orientada a la identificación y evaluación de los riesgos climáticos. Las agencias de calificación crediticia también comparten esta perspectiva. Por ejemplo, un informe reciente de S&P destaca cómo los riesgos medioambientales y climáticos no gestionados, tanto impulsados ​​por eventos como aquellos que ocurren en un horizonte de tiempo más largo, perjudican la calidad crediticia de una empresa.

Sin embargo, está claro que los bancos de América Latina y el Caribe necesitarán enfoques prácticos adaptados a sus realidades locales si quieren replantearse los métodos de análisis de riesgo y oportunidades teniendo en mente los factores ESG y el clima. Este cambio abarca la generación y gestión de transacciones, a través de la supervisión y evaluación de la cartera. Esto será particularmente cierto para aquellos bancos que aspiran a implementar las recomendaciones de la Task Force on Climate-related Financial Disclosures.

2. La tecnología es un aliado importante

Las nuevas tecnologías pueden ayudar a capturar y convertir los datos de ESG y los datos relacionados con el clima en información útil para los negocios. Un volumen cada vez mayor de datos ahora está disponible para análisis, y el bajo costo actual de la informática lo hace asequible. La mayoría de los bancos apenas comienzan a aprovechar el poder de los datos disponibles sobre los factores ambientales, climáticos y sociales para obtener información comercial útil.

En Paraguay, por ejemplo, un país con una de las tasas más altas de deforestación a nivel mundial, un grupo de bancos está probando el uso de Global Forest Watch Pro, una herramienta basada en algoritmos que utiliza imágenes satelitales para detectar tempranamente la deforestación y los incendios. Para los bancos, el objetivo es mejorar su función de gestión de riesgos y, por lo tanto, evitar daños materiales, financieros o reputacionales asociados al financiamiento de actividades inducidas por la deforestación.

BID Invest también utiliza datos ESG y relacionados con el clima para evaluar las inversiones en busca de posibles riesgos y/u oportunidades. Recientemente, colaboramos con Four Twenty Sevenpara identificar oportunidades para acceder a nuevos mercados y mejorar nuestra oferta en productos de financiamiento climático y no-financieros, mediante la combinación de datos de cambio climático y de datos públicos sobre las carteras de crédito de los bancos , como los disponibles a través de DataLab de Asobanca. Los resultados de este tipo de análisis (para Ecuador en la Figura 1) pueden ayudar a BID Invest a orientar y estructurar nuevos productos en soluciones de gestión de riesgos relacionadas con el clima para bancos locales socios y sus sub-prestatarios.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Figura 1. Combinación de datos financieros y climáticos para identificar riesgos y oportunidades para el financiamiento “inteligente para el clima”. Exposición relativa de carteras de préstamos bancarios a riesgos relacionados con el clima por provincia en Ecuador.

3. El análisis de datos ESG y climáticos pueden proporcionar a los bancos acceso a nuevos mercados, y un nuevo enfoque de compromiso con el cliente

Las nuevas tecnologías y datos ofrecen a los bancos la oportunidad de desarrollar nuevas soluciones para sus clientes y convertirse en socios estratégicos para crear valor a largo plazo, a través de inversiones sostenibles. Los bancos capaces de agregar, administrar e integrar datos y métricas sobre ESG y clima con los datos financieros pueden reducir su exposición al riesgo, y ofrecer soluciones financieras sostenibles innovadoras a sus clientes.

Por ejemplo, en El Salvador, el Banco Hipotecario está utilizando drones para, por un lado, administrar riesgos crediticios y, por otro, mejorar su oferta de financiamiento a clientes agrícolas. A través de imágenes geo-referenciadas capturadas por drones, datos y asesoría, Banco Hipotecario ayuda a mejorar las prácticas agrícolas de sus clientes mediante la identificación y caracterización de la idoneidad de la tierra para ciertos cultivos o mayores rendimientos. El banco entendió que las nuevas tecnologías pueden ayudar a identificar nuevas oportunidades de mercado y, de ese modo, obtener ventajas competitivas.

Además, algunos bancos internacionales han ido más allá, al incentivar a los clientes que demuestran un rendimiento superior en factores ESG. BBVA, por ejemplo, ha ayudado a transformar la línea de crédito sindicada de mil millones de euros de Mapfre en un vehículo de financiamiento sostenible vinculando las tasas de interés con el desempeño ESG verificado de la aseguradora, además de su calificación crediticia.

4. Las necesidades de capital humano de los bancos están evolucionando para incorporar una cultura ESG y climática

Los bancos están descubriendo que se necesitan nuevas habilidades y un cambio en la cultura corporativa para adoptar mejor los datos de ESG y climáticos. Para los bancos que carecen de estas habilidades y cultura, aprovechar las oportunidades del ‘mercado sostenible’ (por ejemplo, financiamiento de eficiencia energética, agricultura resiliente al clima, etc.) ha resultado más desafiante dada la falta de conocimiento técnico interno para identificar adecuadamente y aprovechar esas oportunidades.

Los equipos de negocios necesitarán cada vez más incorporar conocimientos especializados, que tengan un conjunto de habilidades combinadas de finanzas, riesgo, gestión de datos y sostenibilidad. Los analistas de GIS son ahora un requisito de facto para los bancos que utilizan imágenes satelitales para realizar un monitoreo remoto; los ingenieros trabajan cada vez más junto con los equipos de originación para identificar proyectos de línea verde financiables, a menudo con componentes tecnológicos específicos. La aceptación de la gerencia y una mejor colaboración y coordinación entre funciones es fundamental para este fin, y requiere un cambio en la cultura institucional de los bancos.

El fortalecimiento de las asociaciones con las organizaciones técnicas es otra opción que los bancos pueden seguir para mejorar sus habilidades. Varios clientes de BID Invest se beneficiaron de asociaciones con centros locales de producción más limpia para desarrollar las capacidades necesarias para identificar oportunidades ecológicas particularmente relacionadas con el financiamiento de la eficiencia energética. Juntos, desarrollaron una comprensión clara de la oportunidad de mercado, sus riesgos y la estructuración financiera requerida para ofrecer productos relevantes.

La reducción de las brechas de capacidades fue un objetivo clave de la Semana de la Sostenibilidad 2018, y de las actividades de asesoramiento técnico de BID Invest. En BID Invest continuaremos trabajando con nuestros clientes en América Latina y el Caribe para capacitarlos en aprovechar las oportunidades que ofrecen los nuevos datos y tecnologías.


Este blog fue publicado originalmente en Negocios Sostenibles.


Acerca del Autor / Chiara Trabacchi

Chiara Trabacchi
Chiara Trabacchi es especialista en finanzas sostenibles y en la integración de riesgos y oportunidades relacionados con el clima en decisiones de inversión y financiamiento. Ella trabaja en el equipo de Servicios de Asesoría de Climate Finance y Blended Finance de BID Invest. Chiara, de nacionalidad italiana, se unió a la organización en marzo de 2017 para apoyar el origen, el diseño y la estructuración de sus operaciones de financiamiento climático. Antes, Chiara trabajó en Climate Policy Initiative (CPI) donde fundó y dirigió el trabajo de resiliencia climática de la organización, y los aspectos técnicos del Laboratorio de Innovación Global para el Financiamiento del Clima (The Lab). Su experiencia también incluye puestos como investigadora en el Banco Mundial, consultora de estrategia empresarial en The European House-Ambrosetti y KPM, e investigadora de mercado en Datamonitor y AC Nielsen. Chiara tiene un doctorado en Ciencia y Gestión del Cambio Climático de la Universidad Ca ‘Foscari de Venecia, y una Maestría en Administración de Empresas y Economía de la Universidad Católica de Milán, Italia.

Acerca del Autor / Colin McKee

Colin McKee
Colin es Oficial Ambiental y Social de BID Invest en Washington, D.C. Colin trabaja con intermediarios financieros (IFs), energía renovable y clientes agroindustriales, y ofrece servicios de asesoramiento para una mejor gestión de los riesgos y oportunidades medioambientales. Más recientemente, su trabajo ha explorado el uso de imágenes satelitales y visualización de datos para manejar el riesgo de cartera de instituciones financieras, particularmente relacionado con la deforestación. Antes de ingresar al Grupo BID, Colin fue consultor de sostenibilidad para PwC en Londres, trabajando con clientes en materia de financiamiento sostenible, evaluación del impacto socioeconómico y cambio climático. También ha trabajado extensamente como consultor para la CFI y el Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas. Colin tiene una maestría conjunta en Economía Internacional de Johns Hopkins School of Advanced International Studies (SAIS) y un MBA de la Escuela de Negocios francesa INSEAD.

Una respuesta a “Cuatro claves para los bancos dispuestos a aprovechar las oportunidades de financiamiento sostenible”

  1. Lucrecia Arreola dice:

    Gracias por el interesante artículo. Estoy buscando buenas prácticas o experiencias exitosas de bancos (principalmente de desarrollo) que estén utilizando la agricultura de presición, tanto para beneficios de sus clientes, como beneficios de su cartera. He buscado y no hay información. Podrían compartirme algunos nombres si cuentan con ellos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *