toggle menu
Región en Blanco y Negro

¿A quién diablos le importa el cambio climático?

El cambio climático tiene un rol cada vez más relevante en los proyectos, las estrategias y las políticas del BID. En esta institución, la importancia del cambio climático como pilar fundamental para el desarrollo sostenible de América Latina es indudable. Sin embargo, los más críticos argumentan que la agenda de cambio climático es impuesta por algunos países ricos (principalmente europeos) directamente o a través de instituciones de desarrollo, estando muy alejada de las prioridades y necesidades de los ciudadanos.

Para refutar o comprobar esta hipótesis, tenemos que responder, entre otras, las siguientes preguntas:¿Qué piensan los latinoamericanos del cambio climático? ¿Cómo está afectando sus ciudades y sus familias? ¿Qué importancia relativa tiene el cambio climático con sus prioridades cotidianas?

Para responder esas preguntas, utilizamos los resultados de una encuesta realizada por el BID en Diciembre de 2013 en cinco megaciudades latinoamericanas: Bogotá, Buenos Aires, Ciudad de México, Lima y São Paulo (sugerimos al lector acceder los resultados detallados de la encuesta).

El 81% de los encuestados considera que el cambio climático afecta directamente su ciudad, un resultado a todas luces sorprendente por su altísimo porcentaje. En una misma proporción, los habitantes respondieron que los eventos climáticos extremos ocurren con mayor frecuencia que pocos años atrás.

Megacities_blogpostES1

Al interrogar a los ciudadanos sobre si el cambio climático les afecta a ellos y a sus familias directamente, los números siguen siendo elocuentes: dos de cada tres respondieron que sí. Estos niveles se mantienen cuando dividimos la población por grupos de edad, género e ingreso: en todos los grupos entre un 60% y un 70% de los encuestados comparten la misma percepción. Sin embargo, se pueden detectar pequeñas diferencias. Por ejemplo, los jóvenes, las mujeres y los ciudadanos de bajo y mediano ingreso parecen ser más conscientes o más vulnerables a los efectos del cambio climático.

Megacities_blogpostES2

Estos resultados son aún más tangibles cuando los relacionamos con la calidad del aire respirado en las ciudades. En promedio, 34% de los encuestados reveló que algún miembro de su hogar ha sufrido enfermedades respiratorias en el último año. Entre éstos, 64% afirmó que las enfermedades se deben a la calidad del aire de su ciudad. La población entiende la relación que existe entre su salud, el cambio climático y la emisión de gases contaminantes.

Megacities_blogpostES3

Además, pedimos a los ciudadanos que estimen en qué grado (en una escala de 0 a 10) ciertos problemas urbanos afectan su calidad de vida. 35% consideran que el cambio climático les afecta considerablemente (respuestas entre 7 y 10). Este porcentaje asciende a un 50% en São Paulo y la Ciudad de México. Asimismo, los habitantes de las cinco ciudades sitúan al cambio climático como una de las máximas prioridades urbanas, superando temas como educación, agua, saneamiento y energía eléctrica.

Permítannos concluir respondiendo a la pregunta del título de esta entrada: a nadie le importa más la agenda de cambio climático que a los ciudadanos de nuestra región, que son los que sufren sus consecuencias directamente. Está claro que el cambio climático no es una agenda impuesta ni es abstracta para los habitantes de América Latina. Muy por el contrario, es real y tangible.

Lea más sobre cómo puedes contribuir a una vida más sostenible aquí.

*Tomás Serebrisky es el Asesor Económico Principal para el Sector de Infraestructura y Medio Ambiente del BID. Tomás tiene un Ph.D en Economía de la Universidad de Chicago.

*Javier Morales Sarriera trabaja como consultor del BID y es experto en Infraestructura. Javier es economista y cuenta con una maestría en Economía del Centro de Estudios Monetarios y Financieros (España).

*Diego Margot es consultor del Sector de Infraestructura y Medio Ambiente del BID. Diego se ha graduado con un Ph.D. en Economía de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign.

Esta columna fue originalmente publicada en el Blog Hablemos de Cambio Climático del Banco Interamericano de Desarrollo (BID)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *