toggle menu
Structuralia
Inmobiliaria

El turismo latinoamericano, con la lupa sobre las infraestructuras españolas.

Juan Antonio Cuartero, director general de Negocio de Structuralia

El continente americano es la segunda región del mundo con mayor crecimiento en competitividad turística, según el último informe elaborado por el Foro Económico Mundial, “The Travel & Tourism Competitiveness Report”.

 

Dicho incremento es fiel reflejo de la evolución en el tránsito de turistas, quienes han situado destinos como México o Brasil en el Top 30 mundial.

 

La riqueza natural y cultural de las naciones latinoamericanas han sido expuestas al mundo en los últimos años con buen criterio, siendo éste su principal atractivo turístico. De este modo, a los países ya citados se suman Panamá, Costa Rica, Chile, Argentina y Perú, todos ellos instalados entre los 50 destinos más competitivos del mundo.

 

Destaca, además, un dato sobre México: es el territorio del ranking que confirma la mayor variación respecto al informe anterior, del año 2015. Un aumento de 8 posiciones que reflejan la apuesta por el país de más de 35 millones de visitantes al cierre del pasado año.

 

Igualmente significativo es el ascenso experimentado por Colombia, de quienes destacan su disposición y apertura internacional para recibir turistas, lo que le ha hecho escalar hasta 6 posiciones.

 

Brasil, por su parte, posee el mayor y más diverso entorno natural del mundo, lo cual hace que sea uno de los principales destinos turísticos. Este hecho, sumado a la celebración de los Juegos Olímpicos de Río, hizo de 2016 un año histórico, en el que se recibió la visita de más de 6,6 millones de turistas.

 

Latinoamérica debe continuar aplicando políticas que fomenten el desarrollo y explotación del sector turístico. Para ello, debe mejorar sus condiciones de seguridad, crear nuevos entornos de negociación y potenciar su infraestructura con el objetivo de incrementar su conectividad internacional. ¿Cómo hacerlo?

 

 

EL CASO DE ESPAÑA

 

España encabeza, por segunda vez consecutiva, el mencionado ranking sobre competitividad, gracias principalmente a su riqueza cultural, atractivos turísticos y a su nivel de infraestructura.

 

En 2016 el turismo español acogió a 75,3 millones de visitantes, lo que supone un aumento de 9,9 puntos sobre el registro anterior. Esta tendencia alcista continuará durante el presente curso, ya que, según las previsiones, esperan la visita de 83 millones de personas.

 

Gracias a ello, las arcas españolas ingresaron la nada despreciable cifra de 77.000 millones de euros el pasado año.

 

La capacidad técnica mostrada por empresas y profesionales españoles en el sector de las infraestructuras es de sobra conocida por los países latinoamericanos. Según el citado informe, la calidad mostrada por sus redes de transporte supone una de las principales razones por las que lidera el informe.

 

Cabe destacar que, durante el año 2017, el país mediterráneo prevé una inversión en infraestructuras que supera los 10.800 millones de euros, orientada, en gran medida, hacia la mejora de sus redes de transporte terrestre (ferrocarril y carreteras), su actividad portuaria y la ampliación de su red de aeropuertos.

 

Así, la gestión del sistema de transporte se antoja clave para acoger de forma óptima una gran cantidad de turistas, de modo que se produzca un significativo desarrollo del país. Este puede ser, a la vista de lo expuesto, uno de los motores económicos de toda Latinoamérica en el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *