En Guatemala, las y los jóvenes viven en contextos sociales y económicos variados, lo que les representa una diversidad de retos que diariamente deben superar.
toggle menu
ICEFI

Guatemala: menos de un dólar de inversión diaria en cada joven

En Guatemala, las y los jóvenes viven en contextos sociales y económicos variados, lo que les representa una diversidad de retos que diariamente deben superar. Además, deben aprender a convivir en un país que, en muchas ocasiones, ni siquiera les proporciona las oportunidades mínimas para su desarrollo. Las etapas de la adolescencia y la juventud representan el inicio de las experiencias de vida, que permiten lograr procesos de madurez emocional. Los fenómenos positivos o negativos que deban enfrentar tendrán impactos en su adultez. En el caso de la mayor parte de la juventud guatemalteca, sus experiencias de vida suelen estar marcadas por un contexto social que incluye: violencias, racismo, machismo y una falta cotidiana de acceso a oportunidades formales de empleo y de acceso a la capacitación y educación formal. También se enfrentan a la estigmatización social (por género o por lugar de residencia), a la poca o nula protección social (acceso a la seguridad social), y a la dificultad por conseguir acceso a una salud sexual y reproductiva integral y oportuna, entre otros aspectos que marcarán para siempre sus vidas.

Guatemala: tasas de población productiva y en relación de dependencia, proporción de población joven respecto a la población total – 2000 a 2050

Fuente: Icefi/Plan International/Paz Joven, con datos de proyecciones demográficas de INE-Celade.

En la actualidad, la población joven en Guatemala representa un tercio de la población total del país, sumando aproximadamente 5.7 millones de personas. En Guatemala, ha dado inicio el bono demográfico: en 2020, la población productiva superó a la población en relación de dependencia y la tendencia se espera que continue así durante los próximos 30 años. Esto significa, que Guatemala cuenta con una ventana de oportunidad, irrepetible, que le estaría permitiendo mejorar su dinámica económica y sus condiciones sociales. De hecho, se puede decir que existen más de 5.7 millones de razones por las cuales el Estado, debe aprovechar no sólo el hecho de contar con una población joven, sino que, además, la garantía de los derechos y el bienestar de dicha población y la construcción de mejores oportunidades de estudios y empleo, tendrán dividendos en el mediano y largo plazo para toda la sociedad.

Sin embargo, poco se conoce de las inversiones que realiza el Gobierno para atender a la población joven y con ello garantizar sus derechos fundamentales como la salud, la educación, el empleo, la seguridad y prevención de violencia o la protección social. A pesar de que desde la Ley Orgánica del Presupuesto (Decreto No-101-97), se establecen mecanismo de medición del gasto público en juventud por medio de un clasificador temático particular, actualmente la administración pública provee sólo una pequeña parte de la información presupuestaria que integran los programas que de forma directa atienden a las y los jóvenes, dejando de lado muchas de las intervenciones que son indirectas o que no están vinculadas a una estrategia o política pública de juventud propiamente. Lamentablemente, la poca información que incluyen estos reportes no refleja realmente las intervenciones públicas que se realizan en atención de la juventud. En el marco de un proyecto en asocio con Paz Joven Guatemala y la oficina de Plan International en Guatemala, el Icefi realizó un estudio denominado Rejuvenecer Guatemala – Poner las finanzas públicas al servicio de la juventud. Análisis para reflexionar sobre las inversiones públicas destinadas a las juventudes guatemaltecas, del 2015 al 2021. Este documento se estará presentando oficialmente el 11 de mayo, y en el mismo se explican las intervenciones que fueron revisadas desde el 2015 al 2021, en atención de las y los adolescentes y jóvenes guatemaltecos, por parte del Gobierno Central, así como también de las entidades descentralizadas. El estudio cuenta con el uso de las metodologías desarrolladas por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa) y la Unión Europea, para el cálculo de la Inversión Pública en Juventudes (Ipjuve) y el análisis de una serie de variables financieras que permiten comprender la dinámica de las intervenciones que en Guatemala realiza el Gobierno en atención de la juventud, desde todas sus finalidades de gasto.

Guatemala: Indicadores generales de la Ipjuve – 2015 a 2021

Indicador2015201620172018201920202021
Ipjuve en millones de Q corrientes11,566.511,721.112,398.513,073.113,683.715,953.615,486.6
Ipjuve en millones de Q constantes (precios 2015)11,566.511,245.411,256.011,600.411,741.913,060.112,300.3
Ipjuve en millones de USD corrientes1,515.451,494.981,532.521,499.351,525.151,675.701,593.48
Ipjuve per cápita al día en Q corrientes5.805.796.086.356.607.627.37
Ipjuve per cápita al día en USD corrientes0.760.740.750.730.740.800.76
Ipjuve como porcentaje del PIB2.4%2.3%2.4%2.4%2.3%2.7%2.3%
Ipjuve como porcentaje del gasto público16.5%16.7%16.6%16.0%15.3%15.7%15.5%
Porcentaje de ejecución de la Ipjuve presupuestada88.4%89.1%85.3%87.8%85.1%84.0%85.7%
Fuente: Icefi/Plan International/Paz Joven, con datos estimados a partir de la información presupuestaria del Sicoin.

A manera de un breve resumen y un adelanto de los resultados del estudio, se pudo observar que la Ipjuve pasó de Q11,566.5 millones (USD1,515.45 millones) en 2015 a Q15,486.6 millones en 2021 (USD1,593.48 millones), lo que en términos nominales de 7 años de análisis, ha representado un incremento del 33.9%. Sin embargo, si se analiza desde su componente real, es decir quitando la inflación, el incremento sólo ha logrado ser del 6.3% en valores constantes. A su vez, se observó que en 2021, la Ipjuve que el gobierno guatemalteco destinó de forma diaria a cada joven, alcanzó un monto de Q7.37, lo que representa menos de USD1.00 diarios. Asimismo, se pudo apreciar que, como prioridad macroeconómica, la Ipjuve en promedio desde el 2015 al 2021, se ha mantenido en una dinámica casi estática, al observar que de cada Q100.0 que produce la economía del país a penas Q2.40 se destinan a la atención de las y los jóvenes. También es preciso señalar que, de cada Q100.0 del gasto público total, en promedio sólo Q16.00 se destinan a intervenciones para jóvenes, muchas de las cuales son de forma indirecta y se concentran, en buena medida, dentro de finalidades de educación y salud.

Estas cifras, revelan una realidad sumamente difícil y preocupante para la juventud guatemalteca, en donde existe un Estado que destina muy pocos recursos a su desarrollo negando, por ejemplo, la atención a servicios de salud de salud preventiva, mientras que solamente mantienen la atención al rol reproductivo de las mujeres enfocándose más en la salud materno infantil. Asimismo, se observa cómo las asignaciones más altas son para las finalidades de educación y aun así, las matrículas de los niveles de básicos, diversificado y universitario siguen siendo muy bajas y constituyéndose en un privilegio para un grupo muy reducido de la población. Si se toma en cuenta las intervenciones que atienden la dinámica laboral o la protección social, se observa que las inversiones son insignificantes ante la oferta laboral de millones de jóvenes que conforman la Población Económicamente Activa (PEA), y mucho menos se observa que al menos la mayoría de estos, coticen dentro de la seguridad social.

Ante estas condiciones, es valioso poner sobre la mesa la necesidad urgente de implementar medidas efectivas para mejorar la realidad de la juventud guatemalteca, de cara a cumplir con la Agenda 2030, pero también, ante una necesaria y justa recuperación después de la crisis sanitaria por la pandemia. Es sumamente importante que el Gobierno atienda las recomendaciones que se plantean en este estudio, principalmente aquellas que indican la importancia de contar con la medición de estas inversiones y de la necesidad de realizar cambios sustanciales en las finanzas públicas, para lograr un financiamiento que involucre la garantía de los derechos de los jóvenes. La meta es Rejuvenecer Guatemala, sus finanzas públicas, su voluntad política, y crear así el mejor camino para que ser joven en este país, represente vivir en un desarrollo humano permanente, sin que esto siga siendo sólo un anhelo social.

Carlos Gossmann

Guatemala, Centroamérica, 20 de abril de 2022   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.