toggle menu
Ángela Marzo Araujo
Cultura y cambio organizacional

Inspirando Innovación – el cambio inicia contigo!

Businesswoman holding earth front of blackboard

“Lo importante es retarnos, desde cada puesto de trabajo, ser ejemplo e inspirar a otros a integrar diferentes ideas y recursos y ponerlos en una dimensión que no se había visto antes.” – Angela Marzo

La innovación no está reservada únicamente para compañías grandes como Amazon, Netflix, Google o Apple.

La innovación comienza al interior de cada uno de nosotros, por más pequeño que percibamos el aporte de nuestro trabajo o la iniciativa que estamos llevando a cabo.

¿Qué  podemos hacer como profesionales de Gestión Humana en el ámbito de la gestión del talento para fomentar un cambio hacia la innovación?  Hay cuatro cosas sobre las que me gustaría concentrarme para responder a esta pregunta:

EN PRIMER LUGAR ESTAR SEGUROS DE QUE UNA CULTURA DE INNOVACION ES PARTE DE LA ESTRATEGIA DEL NEGOCIO.  No a todo negocio aplica este tipo de cultura, ya que, como veremos más adelante, el tipo de comportamiento a fomentar no es aplicable a todo tipo de empresa.

EN SEGUNDO LUGAR LOGRAR UN ENTENDIMIENTO COMUN de lo que significa CULTURA, y, en específico, de cómo fomentar una CULTURA DE INNOVACION, cómo funciona, que la crea, cambia y sostiene.  Se necesita un marco conceptual que permita unir la cultura con los demás elementos del negocio – visión, valores, conductas, estrategia, gestión del talento y desempeño.

Hablar de cultura sigue siendo una labor compleja.  El simple hecho de decir que estamos trabajando un cambio de cultura no significa que así sea.

Como profesionales de Gestión Humana se vuelve crítico que tengamos claro que cuando hablamos de cultura, hablamos de mensajes.  Mensajes sobre cómo se hacen las cosas en una organización o en un grupo.  Mensajes enviados por lo que se hace y no por lo que se dice; definidos por los símbolos,  rituales, sistemas y conductas (acciones concretas en nuestro día a día) presentes en la empresa y en el ejemplo de líderes, personas en posiciones de autoridad y embajadores de cambio.

Una cultura de innovación aprecia símbolos como el valor que se da al nivel de experiencia y a la pasión por encima de un título, la asignación de mentores, “yodas”, guías o “buddies”, la asignación de recursos a la investigación y desarrollo de nuevas metodologías, tecnologías e ideas.

Rituales como los círculos de calidad, lluvia de ideas, sesiones apoyo donde se fomenta el aprendizaje. El dinamizar foros donde fluya la creatividad.  Sistemas de reconocimiento que premien la generación de nuevas ideas, soluciones y formas diferentes de hacer las cosas.

Sistemas de gestión del conocimiento, plataformas colaborativas, bases de datos compartida conteniendo información de ideas y proyectos que han tenido o no éxito.

EN TERCER LUGAR, IDENTIFICAR Y MOTIVAR aquellas CONDUCTAS Y COMPORTAMIENTOS que impulsan y promueven la INNOVACION – evaluados a través de componente de competencias del sistema evaluación del desempeño – dentro de estas conductas podemos citar como ejemplo:

  • La apertura mental a nuevas ideas
  • Permitir que sus colaboradores digan lo que piensan
  • Apoyar a su equipo en la búsqueda constante de  nuevas formas de hacer las cosas
  • Dar crédito al  trabajo realizado por  otros
  • Fomentar la curiosidad, la flexibilidad y el manejo de la ambigüedad
  • Alentar a sus colaboradores a experimentar con nuevas ideas y respaldarles en caso cometan algún error.

EN CUARTO LUGAR, para que una cultura de innovación se desarrolle, crezca y sea sostenible, es importante EVITAR FRACTURAS, así como DESINCENTIVAR COMPORTAMIENTOS TOXICOS que fomenten la arrogancia, el deseo de tener siempre la razón por encima de la curiosidad, el escuchar nuevas ideas y la efectividad.

Un ejemplo claro de este tipo de comportamientos tóxicos que inhiben la creatividad es el ROBO DE IDEAS, lo que en Latinoamérica conocemos popularmente como “SALUDAR CON SOMBRERO AJENO”.

El efecto neto de este tipo de conductas es que las personas creativas dejan de compartir nuevas ideas lo que es funesto para el individuo y para la organización.  La persona que “roba’ la idea no puede sostenerlo en el tiempo ya que no fue su creación y carece de la visión, habilidades, conocimiento y experiencia para ejecutarla y llevarla a la práctica.

El usurpador puede lograr un reconocimiento o gratificación en el corto plazo, pero en el largo plazo se hace daño a sí mismo y a la empresa. No es sostenible. Puede engañar a un grupo de personas una parte del tiempo, pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo. Y no puedo enfatizar lo suficiente el impacto negativo en la vida profesional ya que al final, aunque no lo creas, todos terminan dándose cuenta.

POR ULTIMO, RESALTAR NUESTRO ROL COMO LIDERES Y RECONOCER QUE TODOS DESDE CUALQUIER PUESTO PODEMOS CONTRIBUIR A FOMENTAR LA CREATIVIDAD Y LA IMAGINACION desde diferentes niveles en la organización.  Como profesionales de Gestión Humana o desde cualquiera de las áreas del negocio, todos tenemos la capacidad de crear e innovar en nuestros puestos de trabajo.  Pero la innovación no implica únicamente la capacidad de generar nuevas ideas, sino también de ejecutarlas, concretarlas de una manera fuera de lo común.

Puede ser algo simple o complejo, pero lo importante es que sea diferente.

Desde temas simples en nuestro día a día como un programa de reconocimiento a la excelencia en el que cada año se integre un factor sorpresa, se invite a las familias a hablar sobre el colaborador estrella, o se preparan videos sorpresa de la familia.  Establecer programas que permitan integrar a las cónyuges a charlas de desarrollo de líderes de la empresa, o programas de plan individual de carrera para hijos de colaboradores, hasta temas más complejos que incorporan diferentes tecnologías.

Varias empresas han logrado ya implementar guarderías para los hijos de los colaboradores, gimnasios en sus facilidades o incluso salas de reuniones con máquinas de hacer ejercicios donde se llevan a cabo reuniones reales al inicio o al final del día al mismo tiempo que el cuerpo se beneficia con programas salud integral: física, emocional, espiritual, nutrición.

Lo importante es retarnos, desde cada puesto de trabajo en Gestión Humana, ser ejemplo e inspirar a otras áreas a integrar diferentes ideas y recursos y ponerlos en una dimensión que no se había visto antes. Cada uno de nosotros  tiene la capacidad de generar nuevas prácticas, salir de nuestra zona de confort y cuestionar nuestros límites y es aquí donde debemos mantener la energía.

La clave estará en nuestra capacidad para experimentar cosas nuevas. Liberar nuestras ataduras y limitaciones y permitir a nuestras mentes volar, crear, ejecutar, concretar.

Miles de profesionales  han encontrado la plataforma para desarrollar su talento, dando libertad a las ideas y a la creatividad que manifestamos de diferentes maneras, en proyectos grandes y pequeños. Debemos tomar conciencia del potencial de innovación que estamos desaprovechando y hacer un compromiso permanente  para  evitar que ese talento quede oculto bajo las demandas de nuestro día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *