toggle menu
Competencia

Balanceando competencia e innovación

Por Ruth Vásquez
Estudiante de Economía – Escuela Nacional de Economía y Negocios (ESEN)

Hace algunos años se llevó a cabo un caso en contra de Apple y cinco empresas editoriales, debido a que estas últimas se unieron para fijar los precios de los e-books, vendiendo más caro a Amazon y que así Apple pudiera competir en este mercado. Casos como este se dan en la actualidad debido a la operación de grandes empresas, por lo que es válido preguntarse: ¿cuál es el papel de las entidades encargadas de competencia en el marco de empresas transnacionales con gran poder de mercado?

Muchos artículos de opinión argumentan que existen acuerdos para la fijación de precios (como los que llevaron a cabo las editoriales) que son sanos porque fomentan la competencia, pues los pactos entre pequeños negocios sirven para disminuir el poder de una empresa en el mercado. Pero estos argumentos no son totalmente ciertos, pues aunque se logre este objetivo, las prácticas realizadas violan las leyes y regulaciones pertinentes, y además, no pueden volverse una regla general para superar la posición dominante de una empresa. Pero lo que sí puede establecerse es que las empresas quisieron hacer por sus propios medios lo que las instituciones no pudieron brindarles.

Antes de que comenzara todo este caso conocido como United States vs. Apple Inc., Amazon ocupaba el 90% del mercado y a pesar que se dice que esto no es ilegal en sí mismo y que la empresa no tenía un poder monopólico, no se estaba garantizando la libre competencia ni se estaba velando por un mercado en el que predominara la innovación y el bienestar de todos sus participantes. Amazon vendía los libros a precios muy bajos a los que ninguna otra empresa podía competir, afectando las ganancias de las empresas que le proveían libros y disminuyendo la clientela de las librerías tradicionales.

Parece claro que Amazon ha sido una empresa pionera en el mercado de libros y libros on-line, ha desarrollado nuevos productos y servicios que los consumidores valoran y ha ganado poder de mercado debido a su gran capacidad de innovar. Muchos dicen que Amazon, además, ha aportado a la libertad de expresión y al arte, debido a la venta de libros de autores desconocidos y del sistema de edición que tiene. Si bien estos son aspectos positivos de la empresa, las entidades encargadas de la competencia no pueden cegarse y dejar que las empresas como esta tengan un gran poder como compradores y como vendedores y que abusen de él para consolidarse en el mercado como única opción para los clientes.

El caso United States vs. Apple Inc. es un claro reflejo de que las instituciones no se estaban desenvolviendo correctamente, pues estas no solo deben velar por el bienestar del consumidor (reflejado en bajos precios), sino que deben garantizar el máximo excedente para la sociedad. Esto quiere decir que una cuota del mercado de una sola empresa no debe ser tan grande como de un 90%, sino que otras empresas deben ser capaces de competir y una firma no debería usar tácticas de precios predatorios. El bienestar de todos los que participan en el mercado hará que los productos y servicios sigan innovándose y ofreciendo lo mejor para los compradores.

No se pretende juzgar la penalización en contra de Apple y de las editoriales, pues estas llevaron a cabo actos ilegales que no deben ser aceptados en una sociedad donde se promueve la competencia y que han provocado un daño en el bienestar de los consumidores. Lo que sí se busca es enfatizar que ambas posiciones, tanto la de Amazon como la de Apple, son anticompetitivas y que los consumidores deben ser capaces de elegir a las empresas de forma justa porque prefieren los productos que estas les ofrecen. Por lo tanto, las entidades tienen que actuar de una forma tan innovadora como las firmas, para que no se sobreproteja a las grandes empresas, sino que se brinde una solución que tenga como objetivo la competencia real, traduciéndose en incentivos para la innovación y beneficios para los clientes.

Muchos de los casos similares a este se llevan a cabo en Estados Unidos o la Unión Europea, pero dado el desarrollo en el mercado de países como el nuestro y la operación de estas grandes empresas como Amazon o Google en nuestro entorno, las entidades encargadas de competencia de la región deben estar preparadas y renovarse conforme los mercados lo van haciendo, pues de esta forma las regulaciones se van adecuando a las situaciones de grandes empresas transnacionales y responden a las necesidades de las firmas antes de que se den ineficiencias y se perjudique a los consumidores. Por lo tanto, las entidades deben estar listas para actuar de forma en que se permita siempre la entrada de grandes empresas que aumentan el bienestar, pero no deben olvidarse de las pequeñas empresas que pueden brindar innovación y beneficios si se les apoya un poco.

 

  • Los comentarios en este artículo expresan la opinión de su autora –

Referencias bibliográficas

Abrams, R. (12 de May de 2016). Antitrust in the Age of Amazon. The New York Times .

Asociación Española StartUps. (25 de abril de 2016). StartUps. Recuperado el 20 de Noviembre de 2016, de http://www.asociacionstartups.es/noticias/google-la-competencia-y-la-innovacion

Carlton, D. (2007). Does Antitrust Need to Be Modernized? The Journal of Economic Perspectives , 21 (3), 155-176.

E-books, Collusion, and Antitrust Policy: Protecting a Dominant Firm at the Cost of Innovation. (2014). Seattle University Law Review , 38 (1), 161-183.

Lab Administrator. (12 de noviembre de 2014). El sistema Amazon: ¿cuáles son las amenazas a la bibliodiversidad? Recuperado el 20 de noviembre de 2016, de http://alliance-lab.org/archives/2384?lang=es#.WDxeRYp942y

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *