toggle menu
Mauricio Garita
Capital

El automóvil que colisionó a los mercados

Volkswagen se encuentra en el ojo del huracán. El tiempo no pudo ser peor para declarar el mea culpa de parte de la compañía que está acusada de alterar los algoritmos con el propósito de pasar estándares de Estados Unidos de emisiones. El momento no puede ser peor porque de acuerdo al ciclo del mercado de automóviles, es en los próximos dos meses es el punto donde se promocionan y venden los nuevos modelos. Lo más probable es que Volkswagen tenga que retirar los vehículos que ahora se encuentran en Estados Unidos que fallaron la regulación.

El momento también es el peor porque Alemania, un mercado relativamente sólido, se encuentra con que la compañía que tiene una ponderación del 4.63% ha caído estrepitosamente, lo cual afecta también a la bolsa. El consumidor dentro de su psicología de compra ha empezado a dudar de todos los vehículos alemanes y esto incluiría a BMW que tiene un peso de 7.41% dentro de la bolsa. BMW (BMW:GR) ha caído aproximadamente 4 euros por acción en solo tres días, rompiendo un soporte que tenía desde enero 2015. Por su parte Volkswagen (VOW:GR) cayó del 17 de septiembre al 23 de septiembre de 167 euros a 115 euros respectivamente.

La Bolsa Alemana (DAX:IND) ha bajado estrepitosamente de 10,299 a 9,627 motivado por una pequeña alza debido a que el Presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn, ha dimitido o mejor dicho ha sido forzado a renunciar. Esto no será suficiente para que el mercado pare de caer en lo que puede ser una de las crisis más importantes de la bolsa alemana.

Como puntada final habrá que analizar que sucede con la estabilidad de Europa, cuya fragilidad era clara. En este caso de corrupción, economías inseguras y pánico de compra solo queda agradecer que la Reserva Federal de Estados Unidos no subiese las tasas de interés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *