toggle menu
Mauricio Garita
Capital

El caso clínico de Grecia

Hace siete años el mundo se vio obligado a enfrentar un gran reto. Un reto que cambiaría la visión sobre la economía europea y que crearía una debacle que hoy no tiene solución. Las crisis retan a los seres humanos de la misma manera que retan a las economías mundiales. El primer paso para salir de una crisis es identificar qué la ha causado. La causa no era una sino que era un problema sistémico. La economía de Europa no era tan fuerte como se pensaba. Sus mercados laborales se encontraban en una fuerte contracción previo a la crisis. Los niveles de corrupción eran sumamente altos en países como Grecia e Italia. No existía respeto alguno por las reglas emitidas por el Banco Central Europeo que tratan sobre los niveles máximos de deuda que debían tener los países. Estas son algunas de las causas que llevaron a un problema mayor.

El segundo paso para superar una crisis consiste en delimitar un plan de acción. Europa comenzó por elaborar un plan de acción para los países más afectados. El problema del plan de acción de Europa fue la ingenuidad. El elaborar planes de rescate resultó ser tan ingenuo como suturar una herida con goma. El problema era mucho mayor y no existía conciencia del porqué de la herida. El plan fracasó rotundamente en Grecia donde rescate tras rescate demostraba que aún se estaba desangrando el paciente.

El tercer paso para superar una crisis se basa en el esfuerzo, interés o motivación. Luego de determinado un plan de acción comienza la ejecución y esta dependerá de la motivación que la persona o la economía tengan para realizar un cambio. En el caso de Grecia, a pesar de que el plan era un intento fallido, no existió una motivación para cambiar la dirección a la que se dirigía el país. Se modificaron aspectos económicos que agravarían la crisis. Los recortes dentro del Gobierno resultaron en despidos masivos y, por ende, en una tasa mayor de desempleo. Es importante señalar que detrás de un desempleado existe una familia que no tiene acceso a la alimentación o a una vida digna. Grecia escogió sacrificar el mercado laboral en lugar de curar la corrupción. El resultado se pudo observar en las huelgas, las muertes y la migración.

El cuarto paso para superar una crisis se basa en el chequeo. Estar cuidando los cambios tratando de hacerlos estables es uno de los mayores retos de la crisis. Lastimosamente, el primero, segundo y tercer paso habían fallado. Un país sin motivación, sin un razón clara del porqué de la situación y sin un plan de acción efectivo es un país a la deriva. Grecia se dirige, como un barco a la deriva, hacia el azul profundo de una crisis económica en la cual le tocará lo que a toda persona con una crisis le compete, salvarse a sí mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *