toggle menu
Pablo Rodas-Martini
Capital

Cuando detrás hay una leyenda

*Pablo Rodas-Martini

Al inicio de la batalla los hombres vestían túnicas blancas. Transcurren las horas en sangriento combate. Los sobrevivientes terminan empapados en sangre. A uno de ellos la túnica se le cubrió completamente de rojo. Al quitarse el cinturón, la túnica revela una franja blanca muy definida. Así, en una batalla remota de la época medieval nace la leyenda de la bandera rojiblanca de Austria.

Todas las banderas representan la aspiración de un pueblo, por lo que, aunque no nos puedan agradar sus diseños o colores, todas merecen respeto. Hay algunas, sin embargo, que tienen tras de sí una leyenda, un origen casi mítico. La leyenda de la bandera de Austria es quizás la que más me ha impresionado de las banderas de los países del mundo. Ya nadie recuerda la batalla ni al guerrero, solo la franja roja cortada a la mitad por una franja blanca. En este artículo y los próximos dos compartiré algunas de las leyendas -o realidades- que se esconden detrás de algunos pabellones, así como el significado profundo que los colores tienen en las diferentes regiones del planeta, pues, por ejemplo, el verde no siempre significa lo mismo.

La esfera celestial azul tiene varias estrellas. Contrario a muchas otras banderas, estas estrellas no son del mismo tamaño ni se encuentran alineadas de manera precisa. Sus creadores tomaron el firmamento que había la noche del 15 de noviembre de 1989 y replicaron en el círculo azul tantas estrellas como estados tiene el país. Este es el origen de las estrellas blancas sobre fondo azul en la bandera de Brasil. El verde y el amarillo son los colores del imperio.

Tiene dos barras blancas y una negra; simbolizan la armonía de los negros y los blancos por construir su país, y se inspiran en los colores de la cebra. Lo que más predomina, sin embargo, son dos barras anchas de color celeste. Cualquiera diría que refleja el cielo o, lo que es más común, el mar que baña sus costas. En este caso, sin embargo, no se trata ni del cielo ni del mar. El país es mediterráneo, es decir, sin costas; el azul refleja algo sin lo cual el país no podría sobrevivir. Un hermosísimo homenaje de la bandera de Botswana al agua de lluvia.

En agosto de 1860 el príncipe de Gales llegará a visitar el país. Los ingleses que residen ahí han decidido usar la rosa inglesa para darle la bienvenida, los escoceses han optado por su preciado cardo, ¿pero qué ocurre con quienes han nacido en el país, que insignia usarán para saludar a su monarca? El emblema que habían usado hasta entonces, el castor, pero a alguien se le ocurre que utilicen la insignia de una orden religiosa: una hoja de un árbol muy común. De esa manera es como la hoja del maple pasaría después a ubicarse en la bandera de Canadá.

La bandera es roja, el color del marxismo, una estrella grande amarilla, que representa al partido comunista, y cuatro estrellas pequeñas y también amarillas. Los conocedores debaten acerca del significado de esas cuatro pequeñas estrellas; unos dicen que representan a los cuatro partidos políticos de oposición títeres que existían a mediados del siglo XX, pero todo parece indicar que las cuatro estrellas representan a los trabajadores, los campesinos, los pequeño burgueses y los capitalistas “patriotas”. ¡Quién hubiera dicho que estos últimos dos sectores estarían representados en la bandera de China!

Tiene una estrella y los colores de EUA. Es casi inversa a la bandera de Puerto Rico, y se asemeja mucho a la bandera del Estado de Texas, y por cierto a ambas también se les conoce como la bandera de la estrella solitaria. Se utilizó en el siglo XIX en la lucha contra los españoles. También hay debate entre los conocedores, pero una tesis importante es que habría significado el deseo de sus habitantes por convertirse en una estrella más de EUA. Me refiero a la bandera de Cuba.

Es una bandera verde, color muy usado en las banderas de países islámicos, y un círculo rojo en el centro… bueno casi en el centro, pues se encuentra un poco más a la izquierda. Sus creadores colocaron el círculo un poco descentrado pues el efecto visual, cuando la bandera ondea, es que el círculo en este caso sí se aprecia como si estuviera en el centro; la mayoría de banderas, por el contrario, coloca sus emblemas en el centro, y esto hace que luzcan descentrados cuando sus pabellones ondean. Quienes tuvieron ese fino cuidado estético fueron los bengalís.

* El autor tiene un Ph.D. y un M.Sc. por el Queen Mary and Westfield College de la Universidad de Londres.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *