toggle menu
CAF
  • 23 mayo, 2016
  • CAF
  • 0
CAF

Integración regional: una oportunidad para las economías latinoamericanas

Una mayor integración latinoamericana puede favorecer las dinámicas de transformación productiva en la región

En las últimas décadas, los flujos comerciales han crecido y existe una mayor diversificación de los mercados de América Latina, pero el peso relativo de la región en los intercambios mundiales y en las corrientes de inversión ha disminuido significativamente.

Ante esto, la integración regional se presenta como un proceso generador de efectos dinámicos positivos y como uno de los medios para dinamizar a las economías regionales, y a la vez favorecer la transformación productiva.

Cabe destacar que los procesos de integración conllevan dimensiones políticas, sociales y económicas. Desde esta última perspectiva, tienen como propósito lograr economías de escala que faciliten -entre otros- el aumento de la productividad al tiempo que propician una mayor competitividad internacional y promueven el desarrollo de mercados regionales integrados con miras a los mercados internos de los países.

Los múltiples procesos de integración y concertación que están en marcha en América Latina y el Caribe atraviesan transformaciones que impactan la dinámica regional, caracterizada por una amplia presencia de variadas iniciativas subregionales que priorizaron el fortalecimiento del diálogo político, la cooperación intrarregional, el relacionamiento con terceros y la coordinación de posiciones comunes en temas de orden global.

Desde CAF estamos contribuyendo de manera efectiva y oportuna al desarrollo sostenible con el convencimiento de que la integración regional es uno de los instrumentos fundamentales para lograr la inserción internacional en un mundo cada vez más complejo. Esta integración, a fin de cuentas, promueve una mayor equidad social y beneficia a todos los habitantes.

Mediante un enfoque integral, de complementariedad y convergencia, estamos promoviendo programas de trabajo y cooperación con varios organismos de integración regional, entre los que se encuentran: OEA, SEGIB, CELAC, UNASUR, ALBA-TCP, MERCOSUR CAN, Proyecto Mesoamérica, Alianza del Pacífico, y la Asociación de Estados del Caribe. Paralelamente, formamos parte de una importante red de instituciones multilaterales, entidades académicas y organizaciones sociales, que trabajan en la implementación de programas estratégicos interrelacionados que propicien la integración; generen conocimiento para el análisis de los distintos sectores económicos; mejoren la planificación y preparación de inversiones, y fortalezcan las capacidades técnicas e institucionales de los países.

Adicionalmente, en el marco del Programa de Apoyo al Desarrollo e Integración Fronteriza (PADIF), hemos impulsado una visión estratégica en esa materia que permita a sus países accionistas planificar y articular programas y proyectos para el mejor aprovechamiento del potencial compartido, las oportunidades de cooperación y el fortalecimiento del diálogo, y la confianza mutua en las regiones de frontera común. Ello además de políticas subregionales de los países de UNASUR, CAN, MERCOSUR y la CELAC, encaminadas a promover el ordenamiento territorial; la planificación y priorización de proyectos en materia de integración física, económica y productiva; la promoción del desarrollo humano sostenible y el fortalecimiento institucional, y del tejido comunitario, que fomente el diálogo y la cooperación en las regiones de frontera.

En síntesis, los procesos de integración regional tienen una importancia central para el desarrollo de América Latina al permitir la creación y el impulso de las dinámicas de transformación productiva frente a desafíos múltiples y complejos. En este escenario, CAF a través de su agenda de trabajo con los organismos de integración regional, se ha constituido en una plataforma positiva e incluyente que le permite ser un factor aglutinador y de convergencia en torno a un proyecto común.


*Por Juan Pablo Rodríguez, director de integración regional en CAF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *